El Papa ilumina

Bienvenidos a “Bastón de Mariscal”, periódico de ‘Principios y Valores’ que funcionará como órgano de profundización en disciplinas, conceptos, expresiones, acciones comunitarias y autores que serán de gran aporte para otorgar sustento integral a nuestra lucha por una Argentina Industrial desde el Nacionalismo de Inclusión. En dicho sentido, el Papa Francisco representa para nosotros la conducción estratégica universal que señala el camino a recorrer, ocupando Horacio Valdez y Guillermo Moreno la conducción táctica.

Su Santidad nos orienta en dirección al POPULARISMO basado en “expresiones del pueblo libre, que se deja ver con la propia identidad, con su folclor, su valor, su arte y se mantiene” (*), ante el peligro del Populismo donde “el pueblo se dice pueblo pero no es pueblo, sino la dictadura propia de nosotros y no de otros” (*) con la tendencia a “aniquilar la propia identidad en un gobierno internacional” (*).  También nos aclara que “La pretensión de instalar el populismo como clave de lectura de la realidad social, tiene otra debilidad: que ignora la legitimidad de la noción de pueblo.”(**)

Si bien nuestro país no ha tenido la experiencia del populismo (expresión política del nacionalismo de exclusión europeo) no faltan los agentes minoritarios que desacrediten la conducción estratégica del Papa Francisco sosteniendo esta forma sectaria de ver la existencia trasladada a la concepción elitista en sus proyecciones sobre la iglesia católica. Con respecto a lo descripto el Sumo Pontífice sostiene “Hay que tener en cuenta la ‘Conciencia aislada’, que actúa como un obstáculo grande para la unión de ánimos. Tal vez si hablo de cómo funciona en la Iglesia, se puede aplicar a la sociedad en general y otras organizaciones. (…) A los católicos de conciencia aislada no les faltan motivos para criticar a la Iglesia, a los Obispos o al Papa: o somos retrógrados o nos rendimos a la modernidad; no somos lo que debería ser o lo que supuestamente una vez fuimos. Así justifican su aislamiento y separación del Pueblo de Dios que sigue adelante. En vez de lanzarse a la gran tarea de evangelizar nuestro mundo en comunión con el Cuerpo, se quedan cobijados por ‘su’ grupo de ‘puristas’, los ‘guardianes’ de la verdad. Al ser abroquelado por la conciencia aislada, nunca le faltan justificaciones para balconear la vida real” (***)

Teniendo en cuenta lo que el sumo pontífice expresa en Fratelli Tutti: “El desprecio de los débiles puede esconderse en formas populistas, que los utilizan demagógicamente para sus fines, o en formas liberales al servicio de los intereses económicos de los poderosos. En ambos casos se advierte la dificultad para pensar un mundo abierto que tenga lugar para todos, que incorpore a los más débiles y que respete las diversas culturas” (**), entendemos que populistas y liberales comparten metodologías similares, siendo éstos últimos, la representación del fracaso reciente e histórico en Argentina. En la actualidad padecemos la alternancia entre liberales y socialdemócratas,  económicamente idénticos, con algunas diferencias en lo social y político en el marco de la democracia liberal. Tales diferencias tienen que ver con el impulso y permanente propaganda de los “derechos modernos”. Dice su Santidad: “Mientras se habla de nuevos derechos el hambriento está ahí, en la esquina de la calle y pide carta de ciudadanía, ser considerado en su condición, recibir una alimentación de base sana. Nos pide dignidad, no limosna. (…) Las personas y los pueblos exigen que se ponga en práctica la justicia. No sólo la justicia legal, sino también la contributiva y la distributiva.” (****) Queda claro que ambos proyectos, liberal y socialdemócrata, son las dos caras de la misma moneda. Alfonsín fue la cara democrática e institucional del proceso iniciado tras el golpe de estado a Isabel Perón en 1976, la Alianza liderada por De La Rúa y el Frente Grande profundizó el proyecto económico de Alsogaray en los 90’, y los desequilibrios macroeconómicos provocados por la gestión de Mauricio Macri (Iniciados por el Ministro de economía Axel Kicillof en 2014) se prolongaron en el gobierno de Alberto Fernandez consumándose en el acuerdo con el FMI donde se establece que el pueblo paga la deuda.

Frente al panorama descripto nos enfrentamos al desafío de la construcción de una Argentina Industrial en el marco de un modelo de desarrollo permanente y sustentable con orientación a la producción. Como nos el santo padre «Trabajo quiere decir dignidad, Trabajo quiere decir llevar el pan a casa, Trabajo quiere decir amar.” (****) Nuestro modelo es el propuesto por el Papa en el ejemplo del poliedro que refleja la confluencia de las partes en un todo, a diferencia de la esfera, se reconoce e integra la particularidad de cada punto. El concepto acuñado bajo el nombre de popularismo, en la Argentina nació en 1945 y el mundo lo conoció como Justicialismo.

El camino que transita Bergoglio es la continuidad de la línea iniciada por sus antecesores León XIII y Pío XI, ambos maestros del Gral. Juan Domingo Perón. El Papa Pío XI realizó un camino distinto al del liberalismo y socialismo, expresado en la encíclica “Quadragesimo Anno” (1931), y los populismos de la época “fascismo/nazismo/comunismo” materializados en las encíclicas “Non abbiamo bisogno” (1931), “Mit brennender Sorge” (1937) y “Divini Redemptoris” (1937). Cuando Perón irrumpe en la política en 1943 hereda las tensiones generadas por el contexto y retoma para la Argentina el camino iniciado por Pío XI. El hilo conductor más profundo entre la Doctrina Social de la Iglesia, el humanismo y la Doctrina Peronista es la creación de La Tercera Posición. La Argentina Industrial es esa síntesis, necesaria para la acción, que nace no de las permanentes tensiones polares naturales en la vida humana y mundial sino de la contradicción entre el bien y el mal, siendo el mal la negación del bien. De las polaridades nace la tercera posición, que nos permite avanzar, y ante las contradicciones elegimos siempre proponer el camino del bien.

(*) Rueda de prensa 06/12/2021

(**) Carta Encíclica Fratelli Tutti (2020)
(***) Soñemos Juntos (2020)
(****) Discurso en Roma 20 de Noviembre 2014

(*****) Discurso en Cagliari 22 de septiembre 2013

Entradas relacionadas

Deja tu comentario